Bolí­via 2006

Bolivia 2006

Expedició Autofinançada

Reza la frase que Bolivia posee el cielo más grande de America, y efectivamente así es. Una de las sensaciones que te invade al permanecer de pié en este altiplano por encima de los 4.000 m, es que la bóveda celeste abarca más de 180º, físicamente tal vez imposible, pero así son las sensaciones. Héctor se encontraba guiando un grupo de Americanos, así que decidí unirme a ellos y echar un cable si hacia falta. Tan solo le pude dedicar 15 días a este maravilloso país, pero 15 días muy bien aprovechados. Si queréis ver como lo hicimos, este fue el itinerario: Junio 2006 Después de llegar al aeropuerto de la Paz, que se encuentra a 4.000 m. de altura, descendemos hasta la ciudad, que está situada 300 m por debajo. A medida que bajamos, las chabolas se van convirtiendo en casas más lujosas. Cuanto mayor es el poder adquisitivo, a menor altitud se encuentras sus viviendas. Antes de empezar con la montaña, visitamos las ruinas de Tiwanaku, una cultura que data del 1.500 AC. y que está a 70 Km. de La Paz.  

Pequeño Alpamayo 5.350m.

Después de una hora y media de coche llegamos al punto donde empezamos a caminar acompañados de la llamas que llevarán nuestro material hasta el campo base, que está situado a 4.600 m de altura, a unas dos horas de caminata. Las llamas son unos animales gregarios y asustadizos, tienen que ir en grupo, separarlos de la manada les seria traumático, por eso van todas juntas en el viaje, aun que no lleven carga. Esa noche en el campo base, las temperaturas descendieron hasta los  -14º C. El día siguiente lo dedicamos a disfrutar de un bonito campo base situado al pie de Condoriri (5.648 m), pasear, aclimatar un poco y conocer el camino hasta la base del glaciar que haríamos a oscuras al día siguiente. A las 4 de la madrugada empezamos a caminar, es necesario encordarse ya que hay un par de zonas con grietas importantes. Ascendimos hasta el Tarija (5.200 m), y de ahí un breve descenso por su cara opuesta, para ascender de nuevo y llegar a la cumbre del pequeño Alpamayo.   

Huayna Potosí 6.088 m.

El Huayna Potosí está también en los alrededores de La Paz, llegamos hasta el campo base (4.700 m) en coche a través de una pista de tierra en tan solo una hora y media. Por el camino  pasamos por el  cementerio de las antiguas minas de Milluni, con vista a esta montaña. De Zongo (o Songo), empezamos a caminar por la mañana por un camino de tierra bien marcado y cómodo, que termina en una rampa final de bloques de roca, para llegar al campo I (5.050 m) situado a pocos metros de donde empieza el glaciar, tardamos una hora y media más o menos. Es una zona con plataformas de piedra. Ahora hay un pequeño refugio….pero bueno, yo sigo prefiriendo la tienda. Antiguamente se subía un poco por el glaciar hasta llegar al primer plató donde se puede establecer el llamado campo Argentino, hoy en día, casi nadie usa este campamento, lo que ganas en altura, lo pierdes en comodidad. Por la mañana, temprano empezamos el ascenso final, encordados de nuevo, ya que hay un par o tres de zonas con grietas, el recorrido es bastante evidente, alternando platos con zonas de rampas, máximo  de 45º y una rimalla. La cumbre se encuentra al final de una de estas rampas, y a veces se forma una cornisa algo peligrosa. Desde ella, se puede ver como la humedad que sube de la depresión amazónica situada al Este, choca con el frío de la montaña, y este contraste forma un espectáculo de condensación. El descenso es rápido y esa misma noche duermes en La Paz.     

Sajama 6.542 m

El Sajama, un antiguo volcán, es la cumbre más alta de Bolivia. En Aymara  significa “Oeste”. El viaje a Sajama es más largo que los otros (4-5 horas), ya que está situado a unos 250 Km. de La Paz. Hay que registrarse al llegar al parque nacional, donde contratas las mulas y donde supuestamente ya te asignan el albergue en el que dormir esa noche. El pueblo de Sajama está a 4.220 m, es pequeño, pero podemos encontrar la iglesia de la natividad, del S XVIII,desde donde podemos ver “los Payachates”, los dos volcanes gemelos: El Parinacota 6342 y el Pomerape 6.282 m Por la mañana llegamos al capo base en 2 horas a través de un sendero cómodo y bien marcado. Este campamento es el más polvoriento de todos. Al día siguiente Héctor salió hacia el campo I situado a 5.650 m con sus clientes, yo me reuniría con el al día siguiente, ya que mi intención era subir directa desde el campo base. El camino es bastante evidente, hay que ascender por la arista con tendencia ha pasar por detrás de las torres de roca hasta llegar al campo I. Salí a las 12 de la noche, acompañada de luna llena y me reuní con ellos en el campo I y a las 4 de la mañana seguimos el ascenso. Encontramos un par de pasos de 45º como máximo, hasta llegar al cono sumital, aquí nos encordamos, ya que existe la posibilidad de que haya alguna grieta. La cumbre es grande y ancha, dice Héctor que se parece a la del Cho Oyu. El descenso es un poco más engorroso que en las demás montañas, ya que aquí empezamos a encontrar penitentes. Pero es igualmente rápido, y esa noche ya dormimos en el Base. Decidimos llegar al pueblo a la mañana siguiente y poderle dar un último vistazo para el queñual, el árbol que sobrevive a mayor altura del mundo, se han encontrado hasta 5.200 m.       En Bolivia se puede escala de Abril a Agosto. En Abril hay más nieve pero el tiempo es más inestable. En Agosto los penitentes que se han ido formando debido al calor hacen más incómodos los ascensos. De momento, los mejores meses son Mayo y Junio. Es un país que cunde, los accesos a las montañas más conocidas son rápidos, lo mismo ocurre para regresar a la civilización a descansar, el tiempo es muy estable y tiene todavía  muchas zonas por descubrir para los que les guste innovar.